domingo, 7 de septiembre de 2014

GRACIAS POR VENIR









*************************************************************


La muerte célebre del músico no me toma por sorpresa; desilusiona la mezquindad divina  por escatimarnos otro milagro de fuerza natural. Hace  años que un accidente cerebral lo mantenía en un limbo blanco de madres y enfermeras.

Hoy su corazón delator dijo basta y me dio pena su tiempo desperdiciado en una cama y  todo lo que ya no será. Su muerte temprana revela que el crimen sin resolver está para todos a la vuelta de la esquina.

Tiendo un puente con su música  mientras preparo un té para tres al que estará por siempre invitado.

Adiós.



Nota: las palabras en itálica son títulos de canciones de Cerati.